Globedia


Enterrados vivos: 5 casos reales y algunas curiosidades. 2ª parte

31/10/2012 - Elordenyelkaos

imageComo hoy es Halloween, os he preparado la segunda parte de una de las entradas más inquietantes y terroríficas del blog: enterrados vivos.

Es el mejor día del año para provocaros pesadillas, muahahahaaa ;-)

A mi, por si acaso, que me incineren!

Feliz Halloween!

Li Xiufeng imageEn la ciudad de Beiliu (China), una mujer de 95 años sorprendió a sus familiares y amigos al salir de su ataúd, impulasada por el hambre, seis días después de que todos la creyeran muerta. Una mañana, la nieta de Li descubrió que su abuela no respondía a la llamada para el desayuno, creyendo que se había quedado dormida, fue a despertarla. La sacudió y le habló sin obtener respuesta, fue entonces cuando inició junto con su hijo los preparativos para el funeral de la señora Xiufeng.

Según la tradición, el ataúd debe permanecer en su casa varios días antes del entierro, para que los familiares y amigos puedan presentar sus últimos respetos.

Una semana después de "la muerte" y un día antes de que la señora fuese enterrada, su nieta se asomó al ataúd y lo encontró vacío. La mujer buscó ayuda entre los vecinos, emprendiendo una búsqueda inmediata por los alrededores. Así, encontraron a la nonagenaria mujer en su cocina, preparando la comida.

"Dormí por mucho tiempo. Después de despertar, sentí mucho hambre y viene a cocinar algo para comer. Empujé mucho la tapa antes de poder salir ", dijo Xiufeng.

Los médicos que la examinaron después del incidente, dijeron que la mujer sufrió una muerte artificial, durante la cual se pierde la respiración, pero la temperatura corporal se mantiene.

La tradición china le salvó la vida, pero también la dejó sin nada, ya que cuando una persona muere, la costumbre del país obliga a quemar sus pertenencias.

image Rosario Zuazagoitía

Cuando Rosario murió, en 1832, su hermana Carmen -quien después se casó con el viudo-, le ató las manos con un pañuelo, para simular que estaba rezando.

Cuando Carmen falleció, unieron sus restos con los de Rosario para introducirlas después en el mausoleo familiar. Al abrir la tumba, encontraron sus manos desatadas, su cuerpo en otra posición, incluso se hallaron trozos de uña incrustados en la urna.

Madame Bobin

imageEsta señora, fue diagnosticada con fiebre amarilla en 1901, cuando regresaba a Gran Bretaña a bordo de un barco.Estaba embarazada y volvía de un viaje a Senegal. Bobin fue puesta en cuarentena y dada por muerta cuando los músculos se le pusieron rígidos y la cara le palideció.

Poco tiempo después del entierro, una enfermera del hospital donde pasó la cuarentena le dijo al padre de Bobin que el cuerpo de su hija no estaba frío y que en su abdomen había músculos trémulos, y que a ella le parecía aún con vida cuando fue declarada muerta . Los restos se exhumaron y se descubrió el cadáver de un recién nacido muerto por asfixia. La autopsia reveló también que Bobin falleció de asfixia y que no había contraído fiebre amarilla.

La señora Blunden

imageLa señora, era esposa de un comerciante de malta, estaba afincada en Basingstoke (Inglaterra).

En 1674 fue encontrada en el suelo, pálida y fría. A su lado encontraron una botella de brandy y un frasco de adormidera. Llegaron a la conclusión de que había fallecido debido a la ingesta masiva de adormidera.

El marido estaba fuera y no llegó ni al funeral ni al entierro, que fue en el cementerio de Hampshire.

Al día siguiente, unos niños jugaban cerca del camposanto y empezaron a oír golpes que procedían de alguna de las tumbas. Corrieron al pueblo, pero nadie les creyó. Así que, fueron solos a comprobar de dónde procedían los ruidos, descubriendo que eran de la recién enterrada Sra. Blunden.

Los niños volvieron al pueblo y esta vez un alguacil les acompañó, pero ya no se oía nada. El asunto llegó a los oídos de su marido, que acababa de llegar a la ciudad, y éste obligó al alcalde a que diese la orden para la exhumación del cadáver. Así se hizo, y la señora Blunden apareció con magulladuras, tenía los nudillos y las manos llenas de arañazos y heridas. Las autoridades decidieron volver a enterrarla y al día siguiente volvieron y trasladaron el cadáver al forense local y para realizarle un examen post-mortem .

La señora Blunden no estaba muerta, sino en estado de shock. Cuando volvieron a exhumar el cuerpo, descubrieron que el cadáver estaba más magullado que el día anterior. Tenía las muñecas rotas y las uñas estaban clavadas en la parte superior del ataúd, además tenía el rostro desencajado.

Hubo un juicio y varias personas fueron acusadas de su muerte y la ciudad fue multada por negligencia.

image Mujer desconocida

En diciembre de 1877 , la "Gaceta Médica Británica" publicó un artículo sobre el caso de una mujer desconocida quien fue enterrada en una fosa común. Días después del suceso, la tierra que tenía encima fue removida para sepultar ahí otro cuerpo y se observó que la manta en que el supuesto cadáver de la desconocida estaba envuelto se hallaba totalmente rasgado. La mujer incluso se había roto las extremidades tratando de salir de allí.

Curiosidades:

imageLos ataúdes de seguridad son ataúdes con sistemas de seguridad por si a alguna persona la enterraran viva accidentalmente.

En 1897, el conde Karnice-Karnicki de Bélgica patentó un sistema de rescate que mecánicamente detectaba movimiento en el pecho que accionaría una bandera, una lámpara, una campana y aire fresco. En Gran Bretaña se desarrollaron varios sistemas para salvar a los enterrados vivos, incluyendo paneles de cristal rompibles en la tapa del ataúd y sistemas de poleas que alzarían banderas en la superficie.

En 1995, un fabricante italiano de ataúdes introdujo un modelo con un sistema de intercomunicación y un mensáfono.

George Washington temía ser enterrado vivo, en su lecho de muerte, hizo que sus sirvientes prometieran no enterrarle hasta tres días después de su muerte.

image

En 1822 el doctor Adolf Gutsmuth fue enterrado vivo varias veces para demostrar la seguridad de un ataúd que el diseñó. Una vez el se quedo bajo tierra por varias horas y comió una cena de sopa, salchichas y cerveza que le fue entregada a través del tubo de alimentación del ataúd.

imageEn el siglo XIX, el doctor Timothy Clark Smith de Vermont estaba tan preocupado sobre la posibilidad de ser enterrado vivo que arreglo ser enterrado en un ataúd especial que incluía un tubo de reparación y una ventana de vidrio en su lapida que le permitiría ver a la superficie desde 3 metros bajo tierra.

Fuentes:

Http://24con.infonews.com

http://www.portalnet.cl

http://www.librosmalditos.com

http://books.google.es/

Compartir

Otras noticias de Sociedad