Globedia

En la operación en la que murió 'Alfonso Cano' participaron casi 1.000 militares y 18 aeronaves

05/11/2011 - Ep-internacional

Un total de 969 militares de los distintos cuerpos del Ejército colombiano y 18 aeronaves participaron en la Operación Odiseo, que concluyó con la muerte del líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Alfonso Cano.

La operación comenzó a las 8.30 de la mañana del domingo, cuando varias aeronaves bombardearon la vereda de Chirriadero, entre los municipios de Suárez y Morales, en el departamento de Cauca (oeste), una escarpada zona montañosa en la que según la información de inteligencia se ocultaba 'Alfonso Cano'.

En la operación participaron tres aviones A-37, cinco aviones Super Tucano, cuatro helicópteros Arpía --similares a los Black Hawk--, tres aviones de transporte, dos aviones fantasma y un helicóptero de rescate. Estos aparatos lanzaron un nutrido ataque con bombas de 100 y 250 libras (unos 45 y 135 kilogramos), además de bombas inteligentes de alta precisión, ha informado la emisora Caracol.

Tras el bombardeo se produjo el desembarco de la infantería, integrada por equipos de las fuerzas especiales. Los militares hallaron efectos personales de 'Alfonso Cano', como una funda con sus gafas o su billetera, además de signos que indicaban que acababa de huir del lugar, por lo que se inició una persecución que derivó en enfrentamientos con efectivos del primer anillo de seguridad de 'Cano'.

El líder guerrillero murió en estos combates, pero su cuerpo no fue localizado hasta varias horas después tras un exhaustivo registro de la región por parte de los militares. Las tropas que rastreaban la zona encontraron finalmente su cuerpo a última hora de la tarde y lo identificaron visualmente de forma inmediata aunque no llevaba su característica barba.

Ya bien entrada la noche el Gobierno confirmó la muerte de 'Alfonso Cano' una vez verificada su identidad gracias al cotejo de huellas dactilares en el depósito de cadáveres de Medicina Legal de la ciudad de Popayán.

Compartir